Historia

 EL CARMEN

Origen

En el contexto del reinado de Felipe II, se le encargó al arquitecto Juan Bautista Antonelli que construyera, en 1540, una muralla para la defensa de la ciudad de Cartagena. Sería en 1691 cuando llegaron, a la ciudad, frailes de la Orden de los Carmelitas Descalzos tras obtener una licencia para construir un convento bajo la advocación de San Joaquín. La obra de la Iglesia finalizó en el llamado arrabal de San Roque - para los cartageneros “el Barrio”, hoy calle del Carmen- en 1710. 

Hasta este templo hacían largas colas, que llegaban al puerto, las gentes para los cultos a la Virgen en el siglo XVIII, pues la imagen original, posiblemente de vestir según grabados, gozaba de gran fama. En la expedición contra Argel de 30 de abril de 1783 la Virgen del Carmen fue proclamada patrona de las Armadas de Nápoles, Malta y Portugal, aliadas de España. En 
cuanto al patronazgo sobre la marinería, parece que los marineros y pescadores comenzaron a considerar a la Virgen del Carmen como abogada en las tempestades y naufragios a principios del siglo XVIII, iniciándose su culto en Italia. En España no existen datos concretos anteriores a 1781, fecha en la que, antes de zarpar una expedición desde Cartagena rumbo a Oran se rindió público homenaje a la Virgen del Carmen. Posiblemente la que podría situarse en la portería del convento (según un antigua estampa) fue aquella imagen de las llamadas “galeonas”, es decir, que viajó a las batallas navales (posiblemente a Lepanto), de ahí el nacimiento en esta casa del patronazgo de la Virgen del Carmen sobre la marina y gentes de la mar. En 1784 el teniente general, D. Antonio Barceló embarcó en Cartagena una imagen de la Virgen del Carmen a bordo del navío “El Terrible”, como protectora de la expedición que zarpaba para Argel. 

En el año 1836 los frailes tuvieron que abandonar el convento en virtud de la ley de desamortización promulgada por Mendizábal. El convento fue demolido, pero la iglesia se conservó y en 1887 se le dio la categoría de «Parroquia», aunque cabe destacar que también llegó a ser convertido en casas de vecinos.
S.M. el Rey, el 19 de abril de 1901, y en su nombre la Reina Regente, declaraba Patrona de la Marina de Guerra a la Virgen del Carmen, que lo es, a su vez, de todos los navegantes.


Arquitectura


Este templo posee una fachada de dos cuerpos con un frontón interrumpido por el campanario; en ella, llama la atención la mezcla de elementos clásicos y populares. Comprendía este convento lo que hoy es la manzana que limita con la calle canales, la propia calle del Carmen o arrabal de San Roque, con el acceso al templo por la verja principal, la rambla de Santa Florentina, y la trasera hasta la calle Baños del Carmen donde hoy comienza Juan XXIII. La calle huerto del Carmen debe su nombre a ser el lugar que ocupaban las caballerizas y parte del huerto del convento. Creemos que algunas edificaciones antiguas del convento se construyeron y decoraron con vigas de madera aprovechadas del desguace de barcos de esa época. En las excavaciones recientes de la edificación colindante aparecieron unas grandes cisternas de piedra o pilones para los animales, posiblemente pertenecientes a estos anexos.

El pórtico forma un espacio propio entre el exterior y el interior, dónde encontramos un crucero abierto por una cúpula con una cornisa ondulada. Respecto a ésta, parece ser que no se pueden encontrar muchos ejemplos en la Diócesis.


Los Altares


Ya en el interior del templo, en el lado del Evangelio, encontramos la primitiva Pila Bautismal y a continuación hallaremos el altar de S. Francisco de Asís, notable imagen de Juan González Moreno y a sus pies una imagen muy antigua de la patrona de Cartagena. Sobre la pared lateral, se encuentra un cuadro de gran formato representando la juventud de la Virgen, por título "La virgen de la Paz" junto a Sta. Isabel y Sta. Ana (recordemos la antigua advocación del convento a San Joaquín), es obra de Fray Secundino Martín (O.P.) fechado entorno a 1943. Sobre la pared de la nave lateral hallamos un cuadro de la Divina Misericordia. En la nave lateral correspondiente, el altar de S. José, el altar de S. Antonio (con S. Pancracio y S. Nicolás de Bari) y junto a la puerta, la Capilla del Bautismo con una pintura mural. A los pies de la nave se encuentra el coro y bajo él el nártex, típico de los templos carmelitas, con el relieve del escudo de la orden. 

Subiendo por la nave lateral del lado de la epístola, el altar del Ecce Homo o Cristo de la caña, talla anónima de gran fama y milagrosas atribuciones registradas en las leyendas de la ciudad. A continuación, el altar de Nuestra señora de Fátima, con S. Expedito, Sta. Rita de Cascia y S. Judas Tadeo, seguido del altar del Niño del Remedio (de propiedad particular) y el de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro, vinculado a la antigua “Archicofradía del Perpetuo Socorro y S. Alfonso Mª de Ligorio”. A sus pies una imagen de san Pedro González Telmo, antiguo patrono de los navegantes. A continuación, un cuadro del Beato José Giménez López, feligrés de la Parroquia y una hornacina conteniendo una reliquia "ex ossibus" de este.

En el lateral, la  Capilla del Corazón de Jesús, atribuido al escultor Antonio garcía Mengual, siendo una muy destacada obra de su producción. Al frente, el altar del Cristo de la Fe, de Mariano Benlliure, su primera obra para Cartagena (de 1941). 


El tabernáculo-expositor domina el presbiterio y en él, un sagrario en plata de Manuel Orrico, a los pies de la imagen titular,del año 1941 obra de los talleres de Rausell y Llorens de Valencia, posterior al saqueo e incendio del templo en 1936, como la mayoría de enseres y obras de arte.


ECCE HOMO 

Si quiere encontrar más información sobre la historia de la orden, del escudo, del escapulario, oraciones a la virgen, cantos carmelitanos... le recomendamos esta página: OCARM

FOTOGRAFÍAS DE LA IGLESIA